martes, julio 14, 2009

Torre de marfil

Hace tanto que no escribo que no sé si mis palabras serán capaces de salir. Demasiadas cosas han pasado,demasiadas no deberían haberlo hecho. Mi capacidad para cometer errores sigue siendo infinita, pero no deja de sorprenderme. Sigo poniendo mi corazón y mis esperanzas en los lugares equivocados, buscando,quizá, una tristeza que ya me es familiar.Suerte que dejé de llorar hace tiempo.
En estos días he echado de menos un pasado que ya no volverá, una vida que no volveré a vivir, una persona que no volveré a ser. También me he enfrentado a la realidad y he tenido que enfrentar a alguien a ella. Nunca me habría imaginado en ese trance. Ahora la sensación de pérdida es inevitable, pero no paran de decirme que es parte de madurar.
Poner tu corazón en un escaparate, exhibir tus sentimientos, ser tan sincero que cada palabra arda en tus labios...no sé si todo eso está hecho para mi.
Me gusta más vivir en mi torre de marfil, donde nada me llega, nada me alcanza, nadie puede hacerme daño ni decepcionarme...aunque tengo que reconocer que la hipoteca se estaba poniendo por las nubes, así que no tuve más remedio que bajar y volver a vivir como el común de los mortales, expuesta a riesgos.
De todas formas, poco a poco me estoy creando un nuevo personaje.Pronto saldrá al escenario y será presentado en sociedad. Veremos si éste funciona mejor que el anterior o, por lo menos, se lleva menos palos.

2 comentarios:

Chapellina dijo...

Hola Vane, gusto en saludarte. En la vida hay cosas bellas y otras no tanto, pero -aunque a veces nos cueste- tenemos que luchar para que lo bello sea cada vez mayor y esa, es la aventura. No sigas en esa torre, el mundo necesita de ti. Besos.

franxapa dijo...

No valen personajes, Vane... los personajes aparecen y desaparecen, o se van regenerando como James Bond. A mi no me gusta la "Vane personaje", me gusta la Vane que es ella misma. !Y que no te obliguen a madurar del todo! que si no es muy aburrido

Blogger Templates by Blog Forum