jueves, febrero 26, 2009

Corazón

Me pesa tanto el corazón, que he tenido que hacerle más espacio. Ahora todo dentro de mi cuerpo está recolocado, así que llevo a los médicos de cabeza.Ninguno entiende que hace el ombligo en mi rodilla….
Pero esas cosas pasan. Llenamos el corazón como si fuese un armario sin fondo. Le metemos de todo: relaciones, amores fugaces, no correspondidos, familia, amigos, amigos que son familia, enfados, odios, tristezas, dias buenos, dias malos….¿y luego quién se acuerda de vaciarlo?. Una vez superado el momento, dejamos el recuerdo ahí guardado y seguimos adelante con nuestras vidas como si no hubiera pasado nada, y nadie se acuerda de la cantidad de porquería que metió en su pobre corazón.
Ahora el mio pesa. A veces es como si lo fuera arrastrando por todo Madrid. Está dolorido y cansado y me pide a gritos que nos sentemos un rato a ver si la vida nos hace el favor de pararse un rato y dejarnos coger aliento. Aún no ha pasado, así que, como tampoco tengo muy claro cómo se vacía un corazón, pues lo que he hecho ha sido dejarle hueco, para que pueda tumbarse, fumarse un cigarrillo agusto, tener sus libros…una cierta intimidad….y todo porque me siento culpable…me siento terriblemente culpable por pasarme tanto tiempo deseando que se pare y que los dos nos quedemos tranquilos.

1 comentario:

franxapa dijo...

Cuesta mcho vaciarlo, yo he llegado a la conclusión que es como un frigorífico: solamente echas algún recuerdo cuando se ha hecho malo, apesta y puede hacer malos los demás recuerdos. Y an así a veces guardamos un trocito que no se haya podrido del todo para recordar su parte buena. En fin, espero que no me pase a mi, y no sea parte del ERE de tu corazón!

Blogger Templates by Blog Forum