lunes, marzo 02, 2009

Felicidad

La felicidad es un mito. Al menos para algunos. La gran mayoría de nosotros pasa por su vida sin haberla rozado. Yo no la conozco. No hemos sido formalmente presentadas. Alguien debió olvidarse de escribir mi nombre en la lista de invitados a su fiesta, así que me quedé en casa fumando un cigarro y pensando en de dónde vendría la sensación de vacío que me recorría las tripas. Lo del cigarro fue mejor que lo de hallar la respuesta.
De pequeña me dedicaba a observar a los demas para medir su nivel de felicidad. Pensaba que si encontraba a alguien realmente feliz, podía pedirle que me prestara un poco. Son ideas que se tienen de crío. Ahora sé que nadie comparte su felicidad. Es de cada uno, y al que no le toca se tiene que conformar con mirar a los demás.
Como todo, tiene su parte positiva….no estoy segura de si el hecho de no ser feliz me convierte en infeliz o solo en alguien que no ha conocido el otro lado. De momento soy la que cuenta los mejores chistes y tiene un personaje azul en una obra color rosa.
Si por lo menos, al no ser feliz, no doliera tanto, podría llevarlo mejor. Pero con eso todavía no he podido hacer nada. El peso de la felicidad desconocida se me ha atado al tobillo y no me deja soltarme. Presa de la felicidad ajena, eterna mirona de alegrías desconocidas, algún día me hartaré de todo y me escaparé de mi misma.

1 comentario:

franxapa dijo...

Sólo son felices los idiotas... o los superficiales. Los que se preocupan por tan pocas cosas que ser feliz es muy fácil. Para los demás, siempre hay una mancha negra: porque nuestro amigo lo pasa mal, porque tu barrio se queda cada vez mas feo, por los políticos, porque hay hambre en el mundo o por el deshielo, no importa. Cuando no es una, es otra. O quizá los idiotas somos nosotros, que nos preocupamos por demasiadas cosas que nos impiden ser felices?

Blogger Templates by Blog Forum