jueves, febrero 14, 2008

De escorpiones y otros semejantes

Parabola de LA RANA Y EL ESCORPIÓN

Un escorpión, que deseaba atravesar el río, le dijo a una rana:

-Llévame a tu espalda

-¡Que te lleve a mi espalda! -contestó la rana- Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda, ¡me picarás y me matarás!

-No seas estúpida-le dijo entonces el escorpión- No ves que si te pico te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, ¿también me ahogaré?

Los dos animales siguieron discutiendo hasta que la rana fue persuadida. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró y empezaron la travesía.

Llegados al medio del gran río, allí donde se crean los remolinos, de repente el escorpión picó a la rana. Ésta sintió que el veneno mortal se extendía por su cuerpo y, mientras se ahogaba, y con ella el escorpión, le gritó:

-¡Ves te lo había dicho! ¿Pero qué has hecho?

-No puedo evitarlo-contestó el escorpión antes de desaparecer en las aguas- Es mi naturaleza.

Anonimo

8 comentarios:

RAÚL dijo...

escuché esta fábula por primera vez en "juego de lágrimas". me gustó mucho esta irrenunciabilidad a la esencia de uno. sea uno como sea.

franxapa dijo...

En otras palabras, la cabra siempre tira al monte. Yo estoy perseguido por esa "maldición": vaya donde vaya, me recuerdan que tarde o temprano "reincidiré" y volveré a la "mala vida". Si supieran de verdad cual es mi mala vida...

IVAN dijo...

Coincido en que la cabra suele tirar al monte. ¿Pero estamos irremediablemente condenados a ser como somos?
Yo confío en que no, creo que nuestro caracter, es nuestra defensa ante el medio hostil que creamos para sobrevivir. Pero tomando consciencia de ella, tenemos una oportunidad para volver a nuestra verdadera esencia.
Aunque no digo que no sea dificil...

vanessawhitter dijo...

Creo que nuestro carácter viene dado tanto por los condicionantes sociales como por lo que Iván llama nuestra verdadera esencia, y ese tanto por ciento de nosotros mismos que imprimimos a nuestros actos, relaciones, etc.,es lo que hace que acabemos volviendo al "monte".Somos lo que somos, aunque a veces la necesidad de ser políticamente correctos para lograr la aceptación social nos haga negarnos a nosotros mismos.

franxapa dijo...

que filosofales estamos todos! hacia tiempo que no tenia una charla así!

Carla dijo...

Hola! este es mi primer comentario por aqui, (verguenza) pero es que me ha pasado algo muy comun y muy molesto, me suena la fabula pero no se de que :S se que ha sido en una peli o serie, pero no se cual! si alguien me puede solucionar la duda^^ bueno, y viendo el hilo de comentarios, creo que ante un patron tendemos a repetir errores/aciertos, pero es de seres humanos decidir que acción es la correcta, aun contradiciendo nuestros instintos. un abrazo, Vanessa, que hace mil que no hablamos!

vanessawhitter dijo...

Bienvenida y bien hallada, Karla(yo lo escribo con K,que me tienes bien enseñada)
No te sé decir dónde la puedes haber oído...Me han comentado que la han usado en un capítulo de ese engendro infumable que son "los hombres de Paco",pero espero que no haya sido ahí,jejejeje....
Sobre lo que dices...suena esperanzador pensar que las personas somos capaces de ver que nos hemos equivocado y evitar volver a caer.
A ver si este finde toca merienda, guapa!!

J dijo...

¡Hola a todos!

Mi adorada Lorelai Gilmore la utilizó como alma arrojadiza a sus padres en el primer capítulo de la sexta temporada de Las Chicas Gilmore al pelearse ésta con Rory, su hija, y quedarse los abuelos con la hija porque, según Lorelai, querían hacer de Rory "una nueva y mejorada Lorelai". Fue una declaración de principios para decirles que no se puede cambiar la esencia de las personas.
Nuestra esencia, nuesta naturaleza está ahí, pero que nos olvidamos de ella hasta que nos da un aviso y nos hace pensar en ella.

Blogger Templates by Blog Forum