domingo, marzo 30, 2008

Objetiva, racional y confusa

El hombre, -cada hombre-, es un fin en sí mismo, no el medio para los fines de otros. Debe existir por sí mismo y para sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí mismo. La búsqueda de su propio interés propio racional y su propia felicidad es el más alto propósito moral de su vida...Ayn Rand

la ética objetivista considera que el altruismo es un vicio, ya que condena a todos los hombres a satisfacer las necesidades de los demás, nunca las propias.


Renuncio a hacerte feliz.
Renuncio a seguir escuchando, entendiendo y esperando.
El que esté libre de esperanza, que tire la primera piedra

2 comentarios:

franxapa dijo...

Y la de dolores de cabeza que da el altruismo! por su culpa pierdes tiempo en los demás, sufres por los demás, te desesperas por los demás, aparte de por ti mismo, claro. A veces pienso que los ignorantes, que viven su vida a la suya sin importarle la politica, la cultura, el medio ambiente, el tercer mundo... son los seres mas felices del mundo, pero yo prefiero ser infeliz.

Ah! y contigo soy el más altruista de todos!!! que no me entere yo que eres infeliz!

J dijo...

El ser humano es así. Un día haces algo bueno por alguien y lo único que esperas obtener a cambio es felicidad. Lo malo es que cuando más cosas buenas haces más espera la gente que las hagas y de ser cosas espontáneas se convierten en una obligación que has de hacer porque las esperan de ti. Ya dejan de reportarte felicidad para dar paso a la infelicidad. Al final haces esas cosas más por costumbre y no se valoran y no te reportan más que dolor. La única solución es pensar en uno mismo y hacer cosas para ti y para la gente que sabe valorar cualquier pequeño detalle. Al final se acaba convirtiendo en supervivencia. Para obtener dolor e indiferencia no lo hago.

Blogger Templates by Blog Forum